lunes, 19 de septiembre de 2016

La lucha contra el cáncer de mama


Las causas del cáncer de mamas todavía no están determinadas fehacientemente. Algunos opinan que este está causado por la cantidad de hijos, el tipo de lactancia o la ingestión de alimentos grasos.

Otros aducen que tiene que ver con la cantidad de estrógenos en el cuerpo femenino, muchas veces aumentados con el consumo de las píldoras anticonceptivas.

Sean cual sean las razones, el cáncer de mamas comienza con un nudo de pequeño tamaño y sin dolor alguno. Paulatinamente, va creciendo de tamaño y se extiende hasta los ganglios linfáticos de las axilas.

Si el cáncer es detectado cuando llega a estos ganglios, la situación puede remediarse. De hecho, la clave para curar y combatir este cáncer  es detectarlo temprano ya que mientras más pequeño sea el nudo, más operable es este y por lo tanto totalmente curable.

¿Qué métodos hay disponibles para descubrirlo a tiempo?

Puede ser mediante una mamografía, utilizando los tan conocidos rayos X, la termografía que busca tumores utilizando una especie de radiación infrarroja, la xerorradiografía que es una simple radiografía pero utilizando una placa de aluminio con una micro capa de selenio.

Para poder detectar esta enfermedad a tiempo, es necesario hacer chequeos periódicos y más aún si hay antecedentes familiares. Por eso, la mujer debe visitar periódicamente a su ginecólogo y hacer chequeos en su propio hogar.

El estar consciente de esto, le ayudará a ganar la lucha contra el cáncer de mamas.

En la primer parte de este artículo, vimos cómo detectar el cáncer de modo temprano. Lamentablemente, muchas mujeres lo descubren cuando el cáncer ya ha avanzado muchísimo. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Qué tratamientos son los más efectivos?

Muchas mujeres están probando nuevas alternativas como la implantación de hisopos o los tratamientos de radiación a la mastectomía.

Este cáncer es singular pues no solo está envuelto el tema del cáncer en sí como enfermedad sino que hay implicado un factor sicosocial como el temor de la mujer de perder su atractivo. Por tal motivo, los doctores tienden a ser compasivos cuando abordan este tema.

Algunos doctores no remueven todo el tejido muscular extensamente sino más bien, eliminan el tejido mamario, los nudos linfáticos y dejan el músculo pectoral entre brazo y hombro para asegurar el recobro total de la función muscular.

Muchas mujeres reciben tratamientos radiactivos a fin de eliminar las células cancerígenas.

Otros tratamientos frecuentemente usados también son la quimioterapia y la hormonoterapia. El primer tratamiento utiliza radicales tóxicos y sustancias químicas. Las células cancerígenas absorben dichos ingredientes y son destruidas.

Muchas mujeres deciden reconstruirse los pechos mediante una cirugía estética con un cirujano plástico a fin de acrecentar los resultados del tratamiento cosmético.

En la lucha contra el cáncer de mamas es posible salir victorioso, sólo es cuestión de saber elegir el tratamiento adecuado. Día a día salen muchos tratamientos innovadores que cualquier mujer hace bien en investigar para poder aplicarlos.